¡Puedes Salvar Una Vida!

La sobredosis es el causo primaria de las muertes accidentales en los Estados Unidos, pero estudios muestran que acceso aumentado a naloxone puede reducir la muerte de sobredosis por 35-50%. Asiste nuestro programa de entrenamiento de respuesta a sobredosis para aprender como conocer y responder a una sobredosis. Estamos felices de poder ofrecer una variedad de entrenamientos:
  • Asistir un entrenamiento regularmente ofrecido en línea o en persona consultando nuestro calendario y Facebook.
  • Contáctenos para configurar un entrenamiento en persona para su grupo en Fayette y los condados circundantes.
  • Contáctenos para configurar un entrenamiento en línea en todo el condado.

Naloxone (también conocido como Narcan®) es un medicamento llamado una “agonista de opioide” empleada para contrarrestar los efectos de una sobredosis de opioide, por ejemplo, una sobredosis de morfina y heroína.

¿Qué es Narcan?

Específicamente, naloxone es empleado para las sobredosis de opioide para contrarrestar la depresión potencialmente mortal del sistema nervioso central y del sistema respiratorio, permitiendo una víctima de sobredosis a respirar normalmente. Naloxone es un medicamento recetado no programado (no adictivo).

¿Cómo se administra?

Naloxone puede ser inyectado en el musculo, vena o abajo de la piel o rociado en la nariz. Naloxone que es inyectado viene en una concentración más baja (0.4mg/mL) que Naloxone que es rociado en la nariz (1mg/mL). Es una droga temporaria que desaparece en 20-90 minutos.

¿Pueden amigos y familiares administrarlo?

Naloxone solo funciona si una persona tiene opioides en su sistema; el medicamento no tiene efecto si opioides son ausentes. Aunque tradicionalmente administrado por profesionales de respuesta de emergencia, naloxone puede ser administrado por personas comunes sin mucho entrenamiento, que lo hace ideal para tratar una sobredosis en gente que han sido recetado medicamentos opioides para el dolor, y personas que usan heroína y otras opioides. Naloxone no tiene potencial para el abuso.

Ley del Buen Samarito

Llamando 911 durante una sobredosis puede ser la diferencia entre la vida y la muerte, pero algunos testigos evitan llamar debido al miedo de arresto. Como respuesta, Kentucky ha promulgado KRS 218ª.133, que protege gente de prosecución cuando reportan una sobredosis de drogas. Esto se conoce comúnmente como un “Ley del Buen Samarito”, y proporciona una herramienta importante para salvar vidas. Ya no hay una necesidad de ver un amigo o familiar morir debido a un miedo de prosecución criminal.

Fuente: Oficina de Políticas de Control de Drogas de Kentucky – Detener las Sobredosis